Blog

Permitido y necesario

Mientras las ruinas todavía humean y nuestro corazón sigue adolorido, nuestras preguntas continúan. ¿Por que Dios permitió esto? ¿En que parada del camino cesará el dolor? Las circunstancias están golpeando nuestro corazón muy fuerte, algo se está destruyendo dentro, quizá sea nuestra resistencia a la bondad de Dios y sus respuestas.

Puede que en alguna temporada de nuestras vidas todo huela a pérdida, que el término '’nada’’ sea lo único que vacile en nuestra cabeza, que los corazones ya no sepan a hogar y nos incomode el sonido del alma.




Pero siempre habrá un propósito más grande que nuestro dolor, un pensamiento más elevado que nuestro ego, una respuesta del cielo que estará esperando por nosotros. Solo será necesario quitar la mirada de nuestra aflicción, enfocarnos en aceptar y vivir conforme a la voluntad del Hacedor del Universo, ese que detalló delicadamente nuestros pasos, solo Él puede hacer un milagro inesperado y drástico en nuestras vidas.


Una vez escuché a un señor decir que estaba cansado de vivir, que los golpes de la vida le habían arrancado las ganas de vivirla, de disfrutar cada instante, de volver a soñar con el amor y aprender a soportar el dolor de las caídas, las ausencias, las enfermedades y decepciones constantes. Me pregunté, entonces, ¿seria suficiente la vida si solo hubiesen sonrisas? El dolor es uno de los mejores maestros. He aprendido en este tiempo que el dolor vale la pena ante la ganancia. Siempre habrá una salida, una puerta, una enseñanza y por supuesto, una esperanza, Jesús.


No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero fiel es Dios, que no os dejara ser tentados mas de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1 Corintios 10:13


-

Gracias por llegar hasta aquí.

Fuerzas.





© 2018 BY SHARI LITHGOW